RIO DE JANEIRO - El juicio de un estelar portero acusado de orquestar el secuestro y truculento asesinato de su ex novia comenzó el lunes, con dos abogados defensores abandonando el caso y la madre de la víctima implorando justicia.

El caso del ex arquero Bruno Fernandes, conocido en Brasil como Bruno, ha fascinado al país y sacudido el mundo del fútbol. De acuerdo con la fiscalía, los presuntos cómplices de Fernandes retuvieron a la ex amante de éste, la modelo Eliza Samudio, antes de matarla, descuartizarla y dar de comer los restos a perros.

Bruno fue el capitán del equipo de Flamengo que ganó el campeonato brasileño en el 2009. Ese mismo año, Samudio le dijo a la policía que estaba embarazada con un hijo de Fernandes, y que el jugador y otros la secuestraron y trataron de obligarla a someterse a un aborto.

Ella se negó. El niño nació saludable y fue nombrado Bruno. La modelo desapareció poco después, en junio del 2010. En diciembre de ese año Fernandes fue declarado culpable de las acusaciones iniciales presentadas por Samudio y cumple actualmente una sentencia a cuatro años y medio en ese caso. Tras una disputa en la corte, la madre de Samudio fue nombrada custodia del niño.

Bruno enfrenta ahora un segundo juicio, por cargos de haber ordenado el asesinato de su ex novia.

Las autoridades dicen que el jugador fue el organizador del plan que atrajo a la mujer de 25 años de río de Janeiro a un rancho en el vecino estado de Minas Gerais con la promesa de que Fernandes reconocería al niño como suyo y le daría a la modelo un apartamento. DE acuerdo con la acusación, una vez allí, Samudio fue retenida contra su voluntad por los cómplices de Fernandes, asesinada y descuartizada y sus restos dados como alimento a perros que merodeaban la propiedad.

El primer día del juicio en Minas Gerais estuvo marcado por intenso drama, con abogados de los de los presuntos cómplices de Fernandes -el ex policía Marcos dos Santos y la mano derecha del ex jugador, Luiz Romao - abandonando el tribunal tras discutir con el juez sobre acceso a videos de testimonio de testigos.

"Queremos dejar claro al jurado que es imposible tener un juicio justo", dijo Ercio Quaresmo, abogado de Santos, en la sala del tribunal, de acuerdo con el diario O Globo.

Otros acusados del secuestro y asesinato de Samudio y el ocultamiento del cuerpo son Dayanne Rodrigues, esposa de Fernandes, y Fernanda castro, una amante. Todos los acusados se han declarado inocentes, incluyendo a Fernandes.

El abogado del ex jugador dijo que seguía confiado en que su defendido iba a salir en libertad.

"Bruno está cansado de estar en prisión", le dijo el abogado Rui Pimenta a O Globo en las afueras del tribunal en la ciudad de Contagem.

El argumento de la defensa es que no puede haber cargos de asesinato porque Samudio no está muerta. Pimenta dijo que va a presentar evidencia de que la modelo vive en Europa Oriental.

La madre de Samudio, Sonia Moura, retó al futbolista a que la mirara a los ojos.

"Yo creo en la justicia, y en la condena a los acusados", le dijo al portal cibernético G1. "Yo quiero los restos de mi hija".