SAN JUAN- Vestido como si fuera a participar en un combate y colocado de pie en la esquina de un ring, el cuerpo de un joven boxeador fue velado por familiares y amigos, de acuerdo a una excéntrica y cada vez más popular costumbre en Puerto Rico de mostrar a los "muertos paraos".

"Él quería que lo velaran así", explicó Lilia Amaro, tía del fenecido púgil Christopher "Perrito" Rivera durante el velatorio que se llevó a cabo en el centro comunal del complejo de viviendas protegidas Manuel A. Pérez de San Juan, lugar donde se crió el deportista.