Este martes por la noche marca oficialmente el retorno de Derrick Rose, quien se lesionó una rodilla hace 18 meses.

Será la misma noche que los Heat de Miami reciban su segundo anillo consecutivo por ser campeones de la NBA. También izarán el banderín que los identifica como los mejores de la temporada 2013.

Va a ser una noche emocionante y Joakim Noah no puede esperar.

“Habría sido difícil no jugar ese partido, para el que me he preparado toda le pretemporada”, dijo Noha durante el entrenamiento de los Bulls de Chicago el domingo.

“Estoy al 100 por 100”, afirmó Noah. 

Y Chicago tampoco puede esperar.