La Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) inició una acción disciplinaria contra la Selección Mexicana porque aficionados mexicanos en Brasil gritan un insulto homofóbico contra los porteros contrarios cada vez que éstos despejan el balón.

El grito de insulto se convirtió en tradición desde hace varios años en estadios de México. Los aficionados gritan el insulto al unísono cada vez que el portero contrario realiza un saque de meta, lo que ocurre con frecuencia en el fútbol.

El grito se originó en los partidos de Chivas de Guadalajara. Se hizo popular en los encuentros entre las selecciones mexicana y estadounidense durante las eliminatorias para los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004.

Los aficionados mexicanos han gritado también el insulto en partidos clasificatorios al Mundial sin que la FIFA sancionara a la Selección Mexicana.

El organismo europeo Fútbol Contra el Racismo en Europa (FARE, por sus siglas en inglés) presentó una queja tras escuchar a los aficionados en Brasil gritar el insulto homofóbico.

Según el diario británico The Telegraph, FARE alertó a la Federación Mexicana sobre el comportamiento de los aficionados mexicanos.

La Selección Mexicana podría quedarse fuera del Mundial Brasil 2014 si el procedimiento disciplinario prospera y la FIFA opta por aplicar los reglamentos con rigor.