CIUDAD DEL VATICANO-- Dos argentinos de renombre tuvieron un encuentro en el Vaticano - el papa Francisco y el futbolista Lionel Messi.

El jugador y sus compañeros de la selección nacional argentina, junto a los de la escuadra italiana, disfrutaron de una audiencia privada con el primer pontífice nacido en la América Latina, en el Palacio Apostólico. Ambas escuadras se enfrentarán el miércoles en Roma en un encuentro amistoso.

Francisco dijo a los jugadores que recuerden que son un modelo tanto dentro como fuera del campo "para bien o para mal". Pidió que recen por él "en el terreno de juego que Dios me puso".

Francisco lamentó que el deporte ha pasado a ser un gran negocio.