Y los integrantes del equipo de los Miami Heat aprovecharon su presencia en la capital del país para jugar este miércoles con el equipo de los Wizards y visitaron al presidente Barack Obama por segundo año consecutivo.

El presidente, un fanático del baloncesto, recibió a los campeones de la NBA y se dio el lujo de bromear diciendo que "nada une más a las personas que el Miami Heat", y es que en diferentes encuestas, el único estado de la unión donde querían que el Heat ganara era en la Florida.

Obama dice que aunque el equipo ha ganado dos títulos consecutivos siguen batallando por ganarse el respeto, y que él se identifica con eso.

El Miami Heat le entregó al presidente un trofeo con su nombre, un balón y una camiseta con el número 44.