LONDRES.-Oscar Pistorius largó, y el sonido de sus prótesis de fibra de carbono al correr sobre la pista siguió escuchándose, incluso cuando los 80,000 espectadores lo ovacionaron al ver que se convertía en una leyenda olímpica.

El sudafricano aceleró en la recta lejana, rebasó a un par de rivales y, para el final, alcanzó su misión con relativa facilidad. Pero lo importante es que corrió al fin en una competición a la que siempre creyó pertenecer.

Pistorius es ya el primer atleta de extremidades amputadas que compite en unos Juegos Olímpicos, tras llegar segundo en su eliminatoria de los 400 metros para avanzar a la ronda siguiente.

El atleta, que carece de las dos piernas y corre con prótesis de fibra de carbono, dio la vuelta al óvalo en 45.44 segundos, lo suficiente para un segundo lugar en su eliminatoria y para avanzar a las semifinales que se disputarán por la noche.

Pistorius libró una larga batalla para que se le permitiera competir en los Olímpicos contra atletas que no sufren discapacidades. Finalmente pudo hacerlo el sábado, en una mañana soleada y frente al público que llenó el Estadio Olímpico.

El deportista, quien tiene 25 años, nació sin peronés, por lo que debieron amputársele ambas piernas, abajo de las rodillas, cuando tenía apenas 1 año. Su historia es inspiradora, emotiva y polémica, lo mismo que el resultado.

"Sé que Oscar fue el protagonista de la carrera", reconoció el dominicano Luguelin Santos, quien ganó esa eliminatoria por unas cuatro décimas de segundo pero pasó casi desapercibido. "Aún así lo aprecio, es un excelente atleta".

Pistorius tiene cuatro medallas de oro en los Paraolímpicos para avalar su calidad. Pero desde hace años quería algo más.

Libró una larga batalla para correr en las Olimpíadas. Luego de decenas de audiencias frente a cientos de hombres y mujeres que debían decidir si las prótesis le daban una ventaja injusta, el comité olímpico sudafricano lo inscribió en los Juegos.

Pistorius estrechó la mano de sus rivales, se colocó en su marca y se concentró en la carrera y en amarrar su clasificación.

"Sólo lo considero otro atleta, un competidor más", dijo el campeón mundial de la especialidad Kirani James.