Mientras más de 10,500 de los mejores atletas de elite del mundo se preparan para competir en los juegos olímpicos de Londres 2012 los miembros de la Academia americana de nutrición y dietética trabajan 100% dedicados a que los atletas tengan el cuidado nutricional necesario para competir y ganar.

En estas olimpíadas en el comité olímpico Americano ha enviado más nutricionistas que en ningún juego olímpico previo. La nutricionista Christine Rosenbloom editora en jefe de la revista Sports Nutrition afirmó: “No se trata solo de tener un cuerpo genéticamente apto y mucho entrenamiento,  una buena alimentación es uno de los pilares del rendimiento de un atleta”.

“Los nutricionistas profesionales tienen la habilidad de enseñarle a los atletas como ajustar sus dietas para sacar lo mejor de un entrenamiento sin dejar de lado sus alimentos preferidos. Le damos soluciones reales a deportistas competitivos y altamente ocupados” afirmó Rosenbloom.

Shaw Dolan es parte de los nutricionistas encargados de la delegación de EEUU. Se encarga de los atletas dedicados al Volleyball, voleyball playa, wáter polo, hockey sobre hierba, rugby y tiro con arco. El especialista sostiene: “Me parece que las recomendaciones genéricas de nutrición no son siempre útiles, ya que diferentes atletas de un mismo equipo pueden tener distintas necesidades nutricionales”. Dolan afirma que la dieta de cada deportista debe ser distinta: “No es lo mismo un arquero de hockey que un mediocampo que debe correr muchas millas durante el juego, es importante tener en cuenta las demandas psicológicas de cada jugador”.

La doctora Christine Rosenbloom explica que las necesidades de un atleta olímpico pueden ser muy distintas a las de una persona normal: “Michael Phelps esta comiendo una dieta de 8,000 a 1,000 calorías por día mientras un adulto con actividad física normal debe consumir cerca de 2000”. Dietas ricas en carbohidratos y proteínas son necesarias para que los deportistas  puedan maximizar las reservas musculares y promover la síntesis de proteínas del músculo.

En las próximas olimpíadas hay un factor especial. Este año la celebración del Ramadán coincide con las olimpíadas. Con más de 3000 atletas musulmanes este no es un tema menor para los nutricionistas. La religión musulmana solo permite la ingesta de alimentos antes de la salida del sol o después de su puesta. La asistencia de un nutricionista para asesorar la dieta de este tipo de atletas es insustituible: ellos pueden contrabalancear los aspectos negativos de la dieta del Ramadán.

La alimentación es uno de los factores importantes en el rendimiento de los atletas, es rara la delegación que no preste debida atención a este importante factor.