Decretan una alerta máxima en la ciudad rusa de Sochi, sede de los próximos Juegos Olímpicos de Invierno.

Esto tras la revelarse que los servicios de inteligencia de Rusia están buscando a una supuesta terrorista suicida, que habría penetrado el anillo de seguridad establecido para proteger el recinto olímpico.

Empleados de hoteles y del aeropuerto han confirmado que la policía ha distribuido imágenes de Rusana Ibragimova, una viuda de 22 años de un terrorista abatido por la policía hace un año.

En Estados Unidos hay fuerte preocupación sobre la capacidad de las autoridades rusas para garantizar la seguridad de los participantes en los juegos.

Expertos creen que posibles terroristas podrían estar asentados en la zona desde mucho antes incluso que se estableciera el perímetro de seguridad.