Sólo meses antes de que comenzara su ascendente carrera en el mundo del espectáculo, Jennifer López llegó a vivir como vagabunda en Nueva York.

Así lo confesó la estrella de 43 años a la revista “W”.

“Mi madre y yo solíamos pelearnos constantemente porque ella no aceptaba que yo quisiera convertirme en una artista profesional. Aceptaba que acudiera a clases de danza en mi tiempo libre, pero jamás pensó que mi afición al baile pudiera transformarse en una vocación profesional", explicó J.Lo a la publicación

"Un día tuvimos una discusión tan fuerte, que pegué un portazo y me fui de casa. Nos separamos durante un tiempo, y mientras tanto me vi obligada a dormir en el sofá de la escuela de baile a la que acudía”, confesó.

Meses después, consiguió un trabajo como bailarina en Europa, y cuando regresó la contrataron en el programa “In Living Color”.

La cantante de ascendencia puertorriqueña, y quien se ha dado a conocer como "La Diva del Bronx", se convirtió en una Fly Girl del programa y se mudó a Los Angeles. Y todo ocurrió en solo un año.