Como una estrategia para atraer al público joven a la ópera, el cantante mexicano Pepe Aguilar se unió al tenor español Plácido Domingo en un espectáculo inolvidable para Los Ángeles.

De un momento a otro irrumpió el mariachi en el escenario de la Ópera en esta ciudad, y con ella el famoso intérprete de música vernácula.

"Es motivo de mucho orgulllo porque la música que yo canto, la música mexicana, se merece estar en los mejores escenarios", dijo Aguilar sobre el evento.

La idea es del maestro Plácido Domingo, quien todos los años combina una noche de zarzuela con música latinoamericana.