NUEVA YORK -  Paulina Rubio y su ex esposo Nicolás Vallejo Nájera llegaron a un acuerdo que pone fin al litigio judicial que mantenían en los tribunales de Miami por su divorcio y la custodia de su único hijo, dijo la abogada de la cantante mexicana.

El acuerdo es global e incluye una pensión alimentaria de Rubio a Vallejo, más conocido como "Colate", durante un tiempo limitado, expresó la abogada Astrid Bismarck en un correo electrónico enviado a The Associated Press.

Según el pacto sellado el lunes en la noche, ambos compartirán en tiempo igual la custodia de Andrea Nicolás, de dos años, aseguró la letrada.

"Por ahora, intentan compartir la custodia del niño en tiempos iguales", indicó Bismarck.

Rubio y el empresario español se casaron en México en abril del 2007. Vallejo anunció el divorcio en una entrevista que concedió a la revista Hola en marzo del 2012, cinco años después de la boda.

Uno de las principales disputas era la tutela del hijo, que ambos habían solicitado.

La revista People en Español reportó en su sitio de Internet que "Colate" aceptó que Paulina le pague 243,000 dólares en tres años. Al ser consultada sobre si la información era correcta, Bismarck respondió que no.

"Ni en sus sueños más locos ella le pagaría a él esa suma de dinero por un matrimonio tan corto", expresó la abogada, pero no ofreció detalles sobre el monto acordado. Dijo que era un monto mensual pequeño por un tiempo limitado.

De acuerdo con People en Español, Vallejo había pedido un millón de dólares en concepto de pensiones alimenticias. En febrero el empresario español negó versiones de prensa de que había pedido cinco millones de dólares a la cantante para cederle la custodia del niño.

Al presentar su pedido de divorcio, Vallejo pidió al tribunal que distribuyeran de manera equitativa todos los bienes matrimoniales y se procediera de igual forma con las deudas. Solicitó también que Rubio pagara los honorarios de sus abogados.

Pero en una contrademanda, Rubio alegó que al casarse en abril del 2007 la pareja firmó un acuerdo prenupcial que separó sus bienes, y rechazó así el pedido de que fueran divididos junto con las deudas.

El divorcio no es el único caso que enfrenta la intérprete mexicana. En otro tribunal de Miami enfrenta una demanda por supuesto incumplimiento de contrato en un concierto en Colombia.