MEXICO-- Parece que no bien termina una polémica en la gira que realiza por Latinoamérica y el cantante Justin Bieber ya entra en otra.

Poco antes de salir al escenario para un concierto que daría en la Ciudad de México, apareció un mensaje en la cuenta de Twitter del cantante que decía que había conocido al presidente Enrique Peña Nieto y su familia. Pero casi enseguida la Presidencia del país, también por la misma red social, negó que se hubiese dado algún encuentro.

"Acabo de conocer a algunos beliebers mexicanos increíbles y al presidente de México y su familia", señalaba el tuit en la cuenta oficial del ídolo adolescente en inglés, salvo las palabras "presidente" y "familia", que estaban en español.

La oficina del mandatario divulgó otro tuit en el que desmentía la afirmación.

"La @Presidenciamx desmiente reunión del Titular del Ejecutivo @EPN con el cantante @justinbieber", señaló la oficina de Peña Nieto.

Horas después del desmentido presidencial, el tuit original de Bieber desapareció de su cuenta y en su lugar publicó el siguiente mensaje el martes: "Corrección. Conocí a la familia del presidente y a todos sus amigos en una reunión privada con toda su seguridad. Fueron muy agradables".

La aclaración de Bieber generó más de 23,000 retuits a un par de horas de publicada.

Su paso por Latinoamérica ha sido bastante escandaloso. En Argentina el astro de 19 años enfrenta dos denuncias penales y demandas de reembolso, que se suman a sus problemas con la policía por presuntamente pintar grafitis en Brasil. En Colombia, Bieber también pintó grafitis, pero ahí la policía lo escoltó pues temía por su seguridad.

Bieber enfureció a los argentinos al abandonar un concierto en Buenos Aires a menos de una hora de comenzado y al no presentarse a una sesión de fotografías para la que algunos admiradores habían pagado cientos de dólares. El representante del cantante, Scooter Braun, dijo que Bieber tuvo una intoxicación por alimentos tras su concierto anterior y que a pesar de recibir fluidos intravenosos por ocho horas, insistió en tratar de dar su segundo concierto en el Estadio River Plate, contra las indicaciones de sus médicos.

Un abogado argentino acusó a Bieber de ordenar a sus guardaespaldas atacar a un fotógrafo fuera de un club nocturno de Buenos Aires.

Otro lo acusa de insultar al símbolo patrio al arrastrar dos banderas argentinas fuera del escenario, con sus pies y un pedestal de micrófono, ante la mirada de 45,000 believers en el primero de sus conciertos en el River Plate.