El desfile anual de la marca de lencería Victoria's Secret, hizo un gran espectáculo contando con la presencia de Taylor Swift, y por supuesto, la joya de la corona de la colección, fue un sostén valorado en $10 millones.

Esta festiva pasarela, vio cómo las alas de esos ángeles pasaban por todos los estados: desde lo más obvio, lo angelical, hasta lo más picante, pasando por el dudosamente aerodinámico pero sin duda espectacular Royal Fantasy Bra, diseñado por el famoso joyero Mouawad.

Con un toque de espiritualidad ortodoxa o con ecos del esplendor hindú, esta pieza a la que se adjunta un lujoso cinturón fue lucida por la modelo sudafricana Candice Swanepoel, que se coronó como ángel protagonista engalanada con un conjunto de 4,200 rubíes, zafiros azules y amarillos y diamantes, apliques en oro de 18 quilates, y una pieza central de un rubí de 52 quilates.

Alas de mariposa, de diablo o de corazón, cueros, penachos de plumas, plumas y transparencias. Incluso tocados con la forma de Torre Eiffel se pudieron ver.

Y el ejército de ángeles sexys del que también forman parte formado por Adriana Lima, Alessandra Ambrosio, Lily Aldridge, Lindsay Ellingson, Karlie Kloss, Doutzen Kroes y Behati Prinsloo desfiló con estas galas al ritmo de fanfarrias pop, aunque se echó de menos a Miranda Kerr, uno de los rostros más famosos de la marca, en un desfile que aspira a recaudar cerca de $ 1 millón de dólares en pro a causas benéficas.

Por encima de las curvas perfectas y las proporciones exactas, la principal estrella del show fue Taylor Swift, que también desplegó un lujoso vestuario. "Si se le pidiera a un científico loco crear la combinación perfecta que tuviera la belleza de ángel de Victoria's Secret, con el talento y la creatividad en el mundo de la música actual, la respuesta sería simple: Taylor Swift", había asegurado antes del desfile Jack Sussman, VicepresidenteEjecutivo de Eventos Especiales para CBS.

Ganadora de siete premios Grammy, Swift no temió subirse a la misma pasarela que las esculturales modelos, lo mismo que la banda Fall Out Boy, Neon Jungle y A Great Big World, ahora mismo en boga con la balada "Say Something", junto a Christina Aguilera, que completaron este desfile que animará sin duda las ventas navideñas de Victoria's Secret.