LOS ANGELES -- La Policía de Beverly Hills dijo que concluyó la investigación sobre la muerte de Whitney Houston y que no se detectaron indicios de que se tratara de un crimen.

El oficial Mark Rosen dijo el miércoles que se llegó a esa conclusión tras una revisión del reporte completo de la autopsia de la cantante, que atribuyó su muerte a un ahogamiento accidental. Las autoridades forenses determinaron que una enfermedad cardiaca y el consumo crónico de cocaína contribuyeron a la muerte de la cantante de 48 años.

Houston falleció en una tina de baño en el Hotel Beverly Hilton el 11 de febrero, la víspera de la ceremonia de los Premios Grammy. La artista se preparaba para retomar su carera, empezando por su papel estelar en la nueva versión de la película "Sparkle", que será estrenada este año.

La Policía había dicho en varias ocasiones que no detectaron indicios de delito en la muerte de Houston.

Rosen expresó sus condolencias a la familia y admirad