El domingo se llevó a cabo la septuagésima entrega de los Golden Globes Awards, los premios más importantes después de los Oscar. Durante la cermonia pudimos disfrutar de algunos momentos inolvidables, unos incómodos, otros divertidos, que han convertido a la gala en una de las mejores de los últimos años.

Entre los momentos más sorprendentes de la noche estuvo, sin lugar a dudas, la inesperada aparición del ex presidente Bill Clinton para presentar el filme "Lincoln", dirigido por Steven Spielberg y nominado a mejor película.

La presencia del presidente número 42 de Estados Unidos provocó furor entre los famosos de Hollywood, que le dieron una calurosa bienvenida, todos de pie, aplaudiéndole y sacándole fotos con sus teléfonos.

"Una pelea dura para lograr pasar un proyecto de ley en un Congreso amargamente dividido" comenzó explicando Clinton sobre lo difícil que había sido para Abraham Lincoln, el presidente 16 de EEUU, lograr la aprobación de la Enmienda 13 de la Constitución de Estados Unidos.

"Ganar requiere que un presidente tenga que hacer muchas negociaciones desagradables, que a su vez no tienen nada que ver con el problema principal. Yo no sé nada acerca de eso", bromeó ante la audiencia que no dejaba de aplaudirlo y de reír.

"La lucha del Presidente Lincoln para abolir la esclavitud nos recuerda que para que algo progrese tiene que forjarse en un caldero de principios y compromisos", añadió Clinton. "Este brillante filme nos da la esperanza de que lo podemos volver a hacer". Para finalizar, dijo: "Esta noche estamos todos acá porque él lo logró".

Los aplausos se extendieron mientras se retiraba del escenario y el avance de la película comenzaba a proyectarse.

Aunque "LIncoln" no se ganó el premio a mejor película, su protagonista Daniel Day-Lewis se alzó con el premio al mejor actor por su interpretación del presidente estadounidense.