La película “No”, del director Pablo Larraín, consiguió el histórico logro de convertirse en la primera cinta chilena en ser nominada a los premios Oscar en la categoría reservada a los largometrajes extranjeros.

La cinta cuenta la campaña del "No" desde el punto de vista de un joven publicista, encarnado por Gael García Bernal, durante el plebiscito de 1988 para decidir si el dictador Augusto Pinochet debía seguir en el poder.

Con un mensaje de alegría y esperanza, frente al miedo que infundía la campaña en favor de "Sí", la campaña del "No" logró derrotar a la dictadura, que debió llamar a elecciones generales un año después. Finalmente, el 11 de marzo de 1990, tras 17 años de cruento gobierno de facto, volvió al democracia a Chile.

El protagonista de la cinta recibió con mucha emoción la noticia y publicó en su cuenta de Twitter lo agradecido que está por todas las felicitaciones recibidas.

"Ah chingá! Suenan los telefonazos madrugadores, para decirnos que #NOlapelícula está nominada al Óscar. AGÜEVO! LARAJA! Vamos a la pachanga!"

El film fue estrenado con éxito en mayo la quincena de realizadores del Festival de cine de Cannes y ganó en diciembre el Festival de Cine de La Habana, un reconocimiento que Larraín ya había obtenido en 2008 con "Tony Manero", la historia de un asesino serial obsesionado con el actor John Travolta. "No" ganó además el premio de la audiencia del Festival Internacional de Cine de San Pablo y fue nominado a Mejor película en festivales de Tokio, Hamburgo y Londres.

Sus rivales en la gala del próximo 24 de febrero serán las producciones "Amour" (Austria), "War Witch" (Canadá), "A Royal Affair" (Dinamarca) y "Kon-Tiki" (Noruega). Una de las principales favoritas a alzarse con la candidatura, la francesa "The Intouchables", se quedó fuera de la lista finalmente.

El propio director, al enterarse de la noticia y ser consultado por la prensa, aseguró: "Pensar en ganar el Oscar sería ridículo. Lo más probable es que quede en las manos del austríaco Michael Haneke, director de la película francesa "Amour". Hay que ser objetivos. Esa película es una montaña. Es enorme, sumamente sólida, brillante", señaló el director chileno, en declaraciones a radio Cooperativa de Santiago.

Lo importante es que Chile haya llegado a lo más alto de la industria cinematográfica haciendo sentir orgullosos a todos los latinoamericanos.