El frío es uno de los enemigos declarados de un cabello saludable y, en los meses que se aproximan, debes poner especial cuidado para mantenerlo brilloso y manejable. No dejes que los días invernales se instalen también en tu melena. ¡Sigue estos consejos!

- Humectar por sobre todas las cosas. Este deberá ser tu mantra durante el clima frío, más aún si tu cabello tiende a resecarse. Cambia el champú "dos en uno" e invierte en un acondicionador profundo para usar a diario, y un tratamiento humectante para aplicar una vez por semana.

- No salgas con el cabello mojado. No sólo puedes cogerte una gripa, sino que salir con la cabeza mojada puede hacer que tu cabello se esponje y, más allá de que el cabello esponjado no es atractivo, terminaría partiéndose. Antes de salir, seca completamente tu cabello y aplica un acondicionador sin enjuague y un suero anti esponja.

- Dale unas vacaciones a las planchas y los secadores. En esta época, trata de usarlos lo menos posible y, si de verdad lo necesitas, utiliza aquellas que no le hagan tanto daño a tu cabello, como las planchas de cerámica con tecnología iónica.

- Córtate el cabello más seguido
. Si normalmente te lo cortas cada seis semanas, durante los meses de frío, hazlo cada cuatro. Esto evitará que se siga resquebrajando desde las puntas y que crezca más saludable.

- No uses agua caliente. Si bien hace frío, utiliza agua tibia en lugar de caliente, pues ésta última le quita a tu cabello toda la humectación que necesitas durante estos meses.