Un crecimiento óptimo del cabello, no sólo es señal de que está sano, sino también es un factor aliado de nuestra imagen, pues es lo que nos lleva al salón de belleza a darle mantenimiento, o nos mueve a intentar nuevos peinados o cortes. En ocasiones desearíamos que creciera más rápido, o bien notamos que se ha estancado. Si es tu caso, averigua cuáles pueden ser las causas y pon manos a la obra para mejorar la situación.

Dale los nutrientes que necesita

Al igual que el resto de tu cuerpo, el cabello requiere de una alimentación balanceada para mantenerse saludable. Cuidado con las dietas demasiado bajas en calorías o con grupos de alimentos restringidos, pues pueden robarle a tu cabello la nutrición que necesita. Asegúrate de proveerle los siguientes nutrientes, pues son esenciales para mantenerlo en forma:

Proteínas. Fíjate que no te falten frutos secos como nueces, almendras o avellanas; así como suficientes lácteos bajos en grasa y carnes magras, pavo y pollo.

Omega 3. Encuentra estos ácidos grasos esenciales en salmón, atún o trucha e inclúyelos en tu dieta por lo menos dos veces por semana.

Vitamina A. No dejes fuera de tus comidas, espinacas y zanahorias.

Zinc. Presente en leguminosas como frijoles, garbanzos, lentejas o habas; así como en granos integrales. ¡Disfrútalos a diario!

Facilítale el trabajo

Dar un masaje a tu cuero cabelludo, no sólo es reconfortante sino aliado de tu cabello; pues con ello -y la higiene adecuada-, contribuyes a quitar del camino, elementos como células muertas que pudieran obstruir los poros. Del mismo, al masajear, ayudas a estimular la circulación para que los nutrientes lleguen adecuadamente a los folículos.

Mídete con los químicos y el estilizado

El uso constante de tintes, fórmulas alisadoras y calor; puede repercutir en el bienestar de tu cabello. Si deseas que se renueve oportunamente o buscas que recupere sus bríos de crecimiento, dale un descanso de estos agresores.

Reduce el estiramiento

Los peinados como colas de caballo o trenzas múltiples que mantienen el cabello en tensión constante, no son peinados favorables para la salud o crecimiento de tu melena; mejor opta con mayor frecuencia por estilos más relajados; tu melena te lo agradecerá y no correrás el riesgo de perjudicarla.

Conserva su limpieza

Algunas mujeres prefieren no lavar a diario su cabello, lo cual es válido, siempre y cuando evites que pasen demasiados días sin hacerlo, ya que la acumulación de grasa y suciedad, puede llegar a afectar su crecimiento.