Todos los días recurres a tu plancha para alisar hasta el último centímetro de rizos en tu cabello antes de salir a trabajar porque piensas que se ve más profesional y te sientes más segura.

No sólo eso, ya recurriste a varios tratamientos químicos que hacen que tus rizos se aflojen y tu cabello permanezca lacio.

Sí, ha funcionado, pero esos rizos no deseados, oprimidos y escondidos se niegan a morir y siguen tratando de salir, mientras que el resto de tu cabello completamente alisado luce maltratado.

Nena, el cabello rizado nada tiene qué ver con tu desempeño profesional. Si bien , es importante proyectar una imagen pulcra y discreta a la hora de enfrentarte en el mundo de los negocios, tus rizos pueden ser tus amigos, si sabes convivir con ellos.

Aquí unos cuantos tips para que vivas con ellos mientras vas subiendo peldaños en tu profesión.

1. Quiérelos y hazlos tuyos: Sí, hay que asumirlo, entre más responsabilidades vayas teniendo, menos podrás pasártela planchándolos o yendo a salones de secado exprés. Más vale que sean tus amigos y no tus enemigos.

2. Conócelos: Hay muchos tipos diferentes de rizado, desde unos bucles más sueltos hasta los más apretados, desde rizados en cabello delgado hasta rizos que viven en el cabello grueso. El estar bien consciente de cuáles son los tuyos, te va a ayudar a dominarlos mejor.

3. Invierte en un buen corte: Si eres una profesionista es mucho más recomendable usar de un corte mediano a uno corto, si es que no quieres tener siempre tu cabello recogido. Los profesionales de la belleza que tienen un buen entrenamiento saben manejar el cabello rizado y cortarlo de una manera en la que tus rizos luzcan y tu peinado se vea dinámico y moderno. Un buen corte te durará más tiempo y hará verte siempre impecable.

4. Dile adiós al frizz: Tu cabello no tiene por qué lucir crespo o esponjado, hoy en día existe una gran variedad de productos en el mercado para ayudarte a mantenerlo en su sitio. Date a la tarea de empezar a buscar cuál es el que te funciona a ti. Los hay de todos los precios, así es que no es pretexto.

5. Hazte amiga de las diademas, bandas y pasadores: Usar una diadema o banda no tiene ciencia, y cuando andas con prisa es una buena opción para verte bien. Con la ayuda de unos cuantos pasadores también puedes recoger un poco los mechones de enfrente si no quieres el cabello sobre tu cara.

6. Usa trenzas y colas de lado: Si tus rizos no son muy apretados y los llevas largos, puedes colocarlos en una trenza o cola de lado, que esta temporada vienen muy de moda.