¿Acaso hay algo más importante que la salud de nuestros hijos? La figura del pediatra es clave: él tiene la vida de los niños en sus manos. Ante cualquier duda, lo consultamos. Si notamos algo raro, vamos a verlo... Que podamos confiar ciegamente en él y que, además, nos comprenda y tengamos una buena relación resulta fundamental. Si no estás convencida del pediatra de tus hijos, no te pierdas estos consejos y ponte manos a la obra.

El pediatra no debe ser solamente una persona con capacidades técnicas, sino también una ficha de confianza que sepa escuchar y sobre todo que respete las preocupaciones (no importa si reales o imaginarias) de las madres. Por eso, el blog Mamás Latinas a confeccionado un artículo en el que enumera algunos de los casos que te dirán que es tiempo de dar un paso al costado y salir en busca de un nuevo pediatra.

Haz clic aquí para leer la historia completa.