¿Nunca te ha pasado sentir que todos los demás sabían algo que tú no? ¿Nunca sentiste que las personas que te rodeaban se comprendían mejor, se buscaban, eran felices, mientras tú no? ¿Nunca has pensado: "si yo tuviera ese coche, o esa casa, o ese dinero, o tal otra cosa... todo sería distinto"?

Presta atención: las comparaciones son uno de los peores errores que podemos cometer. Nadie conoce en profundidad la vida de los demás. Lo que a ti te parece una bendición quizás para el otro es todo lo contrario. Pero, sea como sea, en ningún caso es sano y constructivo estar comparándose con los demás.

Dagmar Polasek, del portal IniciativaT.com, te explica que si tiendes a comparar tu vida con la de otros no significa que a tí te falta algo, significa que hay algo en ti que no te gusta, que no aceptas. Tenemos una noticia para ti: dentro tuyo tienes todo lo que precisas para ser esa persona maravillosa que podrías ser.

Apuesta por la felicidad. Haz clic aquí para leer la historia completa.