Todos nos hemos cruzado en nuestras vidas con alguien que ha adoptado o con alguien que ha sido adoptado. Muchas parejas no pueden tener hijos y este tema comienza a ser crucial. Pero no todos pueden adoptar; son necesarias una series de cualidades intrínsecas que lo llevan a uno a desearlo y luchar por conseguirlo. Luego, cuando suena el teléfono y una voz te informa que tu pequeño está listo para que lo conozcas y lo lleves a casa, un mundo maravilloso y lleno de amor comenzará.

Jeannette Torres-Alvarez, del blog Mamás Latinas, comparte contigo una reflexión sobre la adopción, pero más que nada, sobre el amor que se genera en una familia con un niño adoptado. ¿Existen diferencias en ese amor con los hijos naturales? ¿Puede una madre adoptiva ser tan madre como cualquiera otra?

Haz clic aquí para leer la historia completa.