El trabajo, la compra de los regalos, Thanksgiving, las cenas de fin de año, la decoración, la organización de Nochebuena, los niños, ordenar la casa… La temporada de fiestas puede llegar a ser una época de estrés y agotamiento que amenace con destruir la alegría y calidez del ambiente familiar.

Para que puedas disfrutar de esta temporada en armonía, te proponemos estos consejos. ¡No te los pierdas!

1. Un tiempo para ti. Si tú no estás bien, tampoco lo estarán quienes te rodean. Para que esta época sea divertida y plena, incorpora a tus días un momento dedicado especialmente a hacer algo que te haga bien. Es tan importante, o incluso más, que todo el resto de cosas que te quedan por hacer.

2. ¿Qué te gusta? Leer, unos masajes, dormir una siesta, practicar un deporte… Este es el momento para comenzar a hacerlo: no esperes al año que viene. Toma la agenda y concrétalo.

3. Renovarte. Para renovar tu cuerpo y llenarte de energías, programa un día de spa (o al menos una tarde). Si quieres priorizar el descanso, ve sola; si quieres despejarte un poco, invita algunas amigas. Sométete a tratamientos de belleza, date un buen masaje y deja que el agua te quite el cansancio.

4. Recupera sueño. El año te ha dejado agotada y las fiestas no ayudan en nada. Entre todas tus actividades, programa una siesta reparadora. Haz de tu habitación un santuario del sueño: ordénalo, quita el televisor, cambia las sábanas, acuéstate temprano y duerme la mayor cantidad de horas posibles.

5. Respira aire puro. Hacer ejercicios y pasar tiempo en algún parque, la playa o entre montañas ayuda significativamente a liberar estrés, mejorar el estado de ánimo y sentir cómo tu espíritu se purifica. ¿En dónde vives? ¿Qué tienes cerca? Lo ideal es hacerlo no menos de 3 veces por semana.

6. Asume tus posibilidades. Lo normal es que quieras que estas Fiestas sean inolvidables, que tus hijos o seres queridos disfruten al máximo y que todo resulte perfecto. Pero a veces es mejor manejar las expectativas y adaptarse a la realidad: si trabajas 8 horas, tienes 2 hijos y toda la familia pasará la Nochebuena en tu casa, probablemente llegues a hacer todo lo que deseas pero pagando un costo de estrés alto.

7. Los que te rodean. Nada relaja más y rejuvenece el espíritu como ver reír y disfrutar a los que uno más ama. Descansa haciendo divertir a tus hijos, tu pareja, amigas… Organiza planes con ellos e invítalos a hacer lo que más les guste. Será el mejor regalo, para todos.