Las manos sufren el sol, el trabajo, la limpieza, las manualidades... Utilizamos las manos para todo y constantemente. Por eso, no es de extrañar que sean especialmente vulnerables al paso del tiempo. ¿Cómo se manifiesta? Sobre todo, a través de manchas y de pequeñas grietas y arrugas. 

A esa condición hay que sumarle que la piel, a medida que pasan los años, va perdiendo su vigor y consistencia, por lo que se hace aún más susceptible.

Pero como las manos hablan de nuestra belleza y son parte de nuestra carta de presentación, es importante ofrecerles el cuidado que necesitan, manteniendo la piel hidratada y con las vitaminas y nutrientes que necesita.

Para que estén en perfecto, estado, el Diario de la Nena te propone una serie de tips que marcarán la diferencia. No te los pierdas.

Haz clic aquí para leer la historia completa.