Los protectores solares son los grandes protagonistas del verano. No importa si vas a la playa, a la montaña o te quedas en la ciudad: deberás, sí o sí, aplicarte uno cada vez que te expongas al sol. Y este tema es delicado, dado los peligros que se ciernen sobre la sobreexponsición solar, como el cáncer de piel, entre otros.

De ahí que la reglamentación y control de los protectores solares sea un tema que haya que revisar cada año. Por eso, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha determinado qué debe decir y qué no en las etiquetas de estos productos para que no resulten engañosos para el consumidor.

¿Sabías tú que algunos protectores solares sólo t protegen de los rayos solares ultravioleta B (UVB) y no de los rayos ultravioleta A (UVA), que también contribuyen al cáncer de piel? ¿Sabía que ningún protector solar bloquea completamente la radiación ultravioleta (UV), y que también se necesitan otras formas de protección? ¿Sabía que ningún protector solar es a prueba de agua?

Las nuevas etiquetas de los protectores solares

Éste es el primer verano en el que entran en vigencia las nuevas normas de la FDA que rigen las etiquetas de los protectores solares. Basándose en lo más reciente en el área de la ciencia, en el año 2011 la agencia estableció requisitos para las pruebas y etiquetas de los protectores, que se volvieron definitivos en diciembre de 2012.

Uno de los requisitos más importantes: pruebas y etiquetas que identifiquen a los protectores solares de “amplio espectro”. Esto significa que ofrecen protección tanto de los rayos UVB como de los UVA. Todos los productos que son protectores solares ofrecen  protección frente a los rayos UVB, que constituyen la causa principal de las quemaduras por el sol. Pero tanto los rayos UVB como los UVA contribuyen al cáncer de piel y al envejecimiento prematuro de la piel que produce el sol.

“En base a estudios científicos, hemos determinado que los protectores solares de amplio espectro con un Factor de Protección Solar (FPS) como mínimo de 15 pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer de piel y de envejecimiento prematuro de la piel que produce el sol cuando se los utiliza con medidas de protección solar, según lo indicado”, dijo el Doctor Reynold Tan, científico de la División de Desarrollo de Regulaciones de Medicamentos Sin Receta de la FDA. “Esperamos que los consumidores utilicen esta información para  hacer buenas elecciones al comprar”.

Conforme a las regulaciones finales de la FDA, los productos que pasan una prueba del espectro amplio pueden ser etiquetados como “amplio espectro” en el parte de enfrente del producto.

Los protectores solares que no son de amplio espectro o que no tienen un FPS de al menos 15 ahora deben llevar una advertencia: “Alerta de cáncer de piel/envejecimiento de la piel: Pasar tiempo al sol aumenta el riesgo de cáncer de piel y de envejecimiento prematuro de la piel. Este producto ha demostrado que sólo previene las quemaduras por el sol, no el cáncer de piel ni el envejecimiento prematuro de la piel.”

Sumado a esto, las regulaciones de la FDA ahora requieren que si la etiqueta de enfrente de un producto anuncia que es resistente al agua, debe indicar si protege durante 40 u 80 minutos mientras se está nadando o al transpirar. Además, los fabricantes ya no pueden alegar que sus protectores solares son “a prueba de agua” o “a prueba de transpiración.”

Para reducir el riesgo de cáncer de piel y de envejecimiento temprano, la academia recomienda que se use un filtro solar con las siguientes propiedades detalladas en la etiqueta:

- Protección de espectro amplio, lo que significa que el filtro solar protege contra los rayos UVB y UVA.
- Un factor de protección solar (FPS) de 30 o mayor. Un FPS de 15 es la recomendación mínima de protección de la FDA, pero la academia recomienda un factor mínimo de 30.
- Una resistencia al agua de hasta 40 u 80 minutos. Esto significa que el filtro solar protege contra el sol mientras se nada o se suda el tiempo indicado en la etiqueta.

Ya no se permite a los fabricantes de filtros solares que afirmen que uno de sus productos es "impermeable al agua" o "impermeable al sudor", porque la FDA ha determinado que esos términos son engañosos.

Además de filtro solar, la academia recomienda llevar ropa que proteja del sol, ponerse en la sombra y evitar las camas de bronceado.

Según la tasa actual, se diagnosticará cáncer de piel a uno de cada cinco estadounidenses a lo largo de su vida.

Mira este video confeccionado por la FDA para saber de qué manera protegerte mejor este verano.


Fuente:

FDA

Eatright.org