¿Estás esperando un bebé y la situación económica no ayuda? ¿Cómo seguir disfrutando de la emocionante espera y preparando su llegada sin gastar demasiado?

Con el embarazo los gastos crecerán, pero no desesperes: te presentamos cuatro maneras creativas de ahorrar dinero para que el bebé que ya llega no desequilibre tu presupuesto ni le falte lo esencial.

1. Sujeta tu ansiedad y no te dejes llevar por la emoción del embarazo: creerás que muchas cosas son fundamentales para tu hijo cuando en realidad no lo son. Una vez que nace, te das cuenta de todo lo que habías comprado en vano y, encima, no tienes dónde guardarlo.

2. Los amigos, la familia, los compañeros de trabajo… mucha gente te hará regalos. Por eso, antes de salir de compras espera a ver con qué te sorprenden. Es posible que con el "Baby Shower" llenen su clóset. Lo que falte, será más fácil comprarlo después.

3. Los niños crecen a una velocidad asombrosa. Lo que usaba la semana pasada ya no le queda. ¡Ni siquiera cabe en la bañera de plástico! Trata de conseguir cosas prestadas: ropa, moisés, cuna, sillita, sábanas, etc. Comprar muebles y ropa de segunda mano es otra alternativa válida.

4. El embarazo es una etapa de planificación: aprovéchalo y planifica también antes de comprar. Averigua precios en varios lugares, busca ofertas especiales en tiendas, utiliza cupones...

Un secreto final: ¡habla con otras mamás! Las madres más experimentadas pueden aconsejarte sobre la utilidad de las cosas, quitarte temores y darte buenos consejos.