Que la diabetes requiera de mucho cuidado en la alimentación no significa que debas dejar de disfrutar de una comida deliciosa.

Para llevar una dieta variada y equilibrada, te ofrecemos 2 recetas exquisitas y prácticas para que tus platos sean ricos y saludables. ¡Manos a la obra!

Ensalada de habichuelas verdes con tomate

Pon una libra de habichuelas verdes cortadas en dos en una sartén grande. Agregue 1 cucharada de la sal y suficiente agua para cubrir las habichuelas. Ponlas a hervir, cúbrelas y cocina por 6 a 8 minutos, o hasta que estén tiernas; escúrrelas bien.
Mientras tanto, en una ensaladera combina 4 tomates troceados, ¼ de taza albahaca, 2 cucharadas de aceite de oliva, 1 cucharada de jugo de limón, y ½ cucharadita de sal; mezcla bien.
Agrega todo esto a las  habichuelas y mézclalo. Luego, sírvelo a temperatura ambiente, y a disfrutar.

Sofrito de espinaca con garbanzo

En una sartén grande, calienta 1 cucharada de aceite de canola sobre fuego medio-alto. Agrega una cebolla mediana, picada, y sofríe por 2 a 3 minutos, o hasta que esté tierna.
Agrega 1 paquete (10 onzas) de espinaca cortada, descongelada y secada, y saltéala por 2 minutos más. Reduce el fuego a medio-bajo y agrega, sin dejar de revolver, 1 lata de salsa de tomate, 2 tazas de agua, 1 lata de garbanzos enjuagados y escurridos, media cucharadita de sal y media cucharadita de pimienta negra molina. Cocínalo, medio tapado, de 20 a 25 minutos, o hasta que la salsa se espese.
Luego, sírvelo de inmediato y espera los aplausos.

Fuente: Diabetes.org