No se trata solo de la cantidad y tipo de alimentos que ingieres. Una dieta eficiente está relacionada con hacer un esfuerzo importante sobre la propia voluntad. Te proponemos una serie de actitudes que reforzarán tu dieta y que te ayudarán en esos momentos de debilidad en que estás pensando en tirar la toalla.

Pésate una vez a la semana en la báscula y sin ropa. Usa las escaleras en lugar del ascensor. Acepta que no bajarás a la velocidad que te gustaría, no comas por ansias. Prepara porciones más pequeñas y mastica despacio. Bebe mucha agua, te dará sensación de saciedad. Para motivarte ten a la vista una foto del bikini que quieres usar o de la playa a la que quieres ir.

Si quieres más consejos sobre las reglas de oro no dejes de hacer clic aquí y leer entera la nota del portal Mamás latinas.