Como su nombre lo indica la base de maquillaje es el pilar donde se apoya un look fresco, natural y bien logrado. Por eso es tan importante y por eso un error al aplicarla puede llegar a arruinar un maquillaje en un dos por tres. Te contamos cuáles son esos errores y cómo solucionarlos:

Error 1: Escoger el color equivocado. Muchas mujeres pretenden que la base de maquillaje les dé un color bronceado.
Solución: La base debe lucir casi invisible sobre tu piel, y su función no es darle color sino emparejar su  tono. Para lograr un look bronceado existen otro tipo de productos, específicamente diseñados para este propósito. Cuando se trata de bases, escoge una que sea lo más parecida al color natural de tu piel.

Error 2: Olvidarse del cuello. Si terminas la aplicación de la base en la línea de la mandíbula, se verá una demarcación entre dos áreas, con y sin maquillaje.
Solución: Difumina la base hacia todas las partes del rostro y extiéndela también hacia el cuello, teniendo cuidado que la capa de base que apliques en esta zona sea lo más liviana posible. Evita las cejas, sobre todo si no vas a colorearlas.

Error 3: Aplicar grandes cantidades de base. Algunas veces el maquillaje de ciertas mujeres luce como una máscara.
Solución: Recuerda que el objetivo de la base no es cubrir toda la piel, sino emparejarla. Aplícala en pequeñas cantidades en puntos en la frente, en el área de las mejillas y en el mentón, y difumínala con golpecitos. Si lo haces arrastrando la esponja, arrastrarás también el corrector que puedas haber colocado previamente, y tu maquillaje lucirá poco natural.