La llegada del verano hace que el tiempo entre depilación y depilación se acorte y tener unas piernas suaves se vuelve casi obligatorio para  los shorts, las faldas y los trajes de baño.

Pero además, lucir unas piernas bien depiladas no sólo tiene que ver con lo que ven los demás, sino contigo misma.
Si estás pensando en cambiar de método o mejorar el que ya tienes, evita estos cinco errores para lograr mejores resultado.

1- Usar la cera muy caliente. Evita enrojecimientos, quemaduras severas y malos ratos. Antes de aplicar la cera, chequea siempre la temperatura con una gotita pequeña en el dorso de tu mana y verifica la temperatura ideal recomendada en el envase.

2- Aplicarte crema o lociones antes de depilarte.
Cuando la piel está aceitosa, la cera no se adhiere como debería al vello y como consecuencia, no lo levanta. Para obtener mejores resultados, la piel debe estar seca y libre de aceites y cremas.
 
3- Rasurarse pocos días antes de depilarse.  Debes dejar pasar de dos a tres semanas para que el vello alcance una longitud que la cera sea capaz de quitar.

4- Dejarse el vello muy largo. Cuando el vello está muy largo, la cera suele cortar una gran parte de ellos en lugar de arrancarlos de raíz. Al mismo tiempo, la aplicación de la cera suele ser más dolorosa en áreas muy pobladas, como por ejemplo la del bikini. Deja pasar entre cuatro a seis semanas entre una depilación y otra.

5- Depilarse antes de una gran ocasión. Después de depilarte con cera, y por más que apliques una loción calmante, la piel tiende a quedar enrojecida y con los poros irritados. Si tienes un evento importante, depílate dos días antes, y así le darás tiempo a tu piel para recuperarse.