Llega el otoño y se antojan platos más sustanciosos y cálidos. Guisos y sopas entran a escena junto con sus calorías. Afortunadamente pueden preparase igual de sabrosos, pero más favorables para la figura. Fíjate cómo hacerlo.

Equilibra, para cuidar tu peso

Una alimentación balanceada es el primer paso para alcanzar y mantener el peso ideal, y el cambio de estación es un buen momento para reevaluar nuestra dieta y cerciorarnos de que esté compuesta de la variedad y equilibrio adecuados. El Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos señala que deben incluirse todos los grupos: Vegetales, frutas, cereales integrales, carnes magras, aves, pescado, leguminosas y lácteos bajos en grasa. Pero que el consumo de sal, azúcar y grasas saturadas y trans, debe ser moderado.

Dale un giro light a tus platos favoritos

Esa deliciosa receta de la abuela, o aquel suculento platillo de tu restaurante favorito que vuelve a estar disponible esta temporada, pueden ser tentadores, aunque también engordadores. La buena noticia es que con las estrategias correctas, puedes seguir disfrutándolos, sin repercusiones para tu figura. Sólo sigue las recomendaciones de los expertos:

Medline Plus, portal especializado en salud, recomienda incluir vegetales en los guisos, preferir platillos preparados al vapor, horneados, rostizados, a la plancha o hervidos. Del mismo modo, el sitio menciona que condimentos que tienen muchas calorías como la mayonesa o los aderezos cremosos, pueden reemplazarse por opciones igual de sabrosas pero más ligeras y saludables, como mostaza o aceite de oliva.

Otra sugerencia de Medline Plus para ahorrarte el consumo extra de calorías, es elegir solamente de vez en cuando preparaciones cremosas, fritas, crujientes o gratinadas.

Por su parte, WebMD, portal dedicado al bienestar, menciona que las sopas y guisos hechos a base de caldos o salsa de tomate suelen tener un menor contenido calórico que los preparados a base de crema, en cuyo caso, lo recomendable sería sustituirla por leche baja en grasa, y cambiar la mantequilla por aceite de oliva o de canola.

Otras opciones para preparar platillos deliciosos pero amigables con la silueta, son preferir el arroz integral o salvaje, buscar las versiones integrales de las pastas y acompañar las comidas con agua o bebidas sin azúcar.

Hábitos adelgazantes


Recuerda que además de elegir opciones de alimentación bajas en grasa y con menor contenido calórico, el balance entre las calorías consumidas y las gastadas es esencial para mantener el peso ideal,  y la actividad física es fundamental para lograrlo. Así que, si el clima otoñal te persuade de ejercitarte, busca opciones divertidas que puedas practicar bajo techo.

Acostumbrarnos a comer despacio, prestar atención al momento de sentirnos satisfechos para evitar comer de más y cuidar las porciones que pedimos o nos servimos, son, de acuerdo con Choose My Plate, portal especializado en nutrición, hábitos aliados para mantener la línea.

Fuentes: MedlinePlus, ChooseMyPlate,
WebMD