El acné no es una afección exclusiva de los adolescentes; una gran cantidad de mujeres adultas (desde los 20 hasta los 50 años) lo padecen. Combatirlo requiere de profesionalismo, dedicación y mucha paciencia, pero librarse de él, sí es posible. Conoce los consejos de los expertos.

¿Qué es el acné?

Se trata de una condición de la piel que presenta granitos, protuberancias y poros obstruidos. Puede aparecer en rostro, cuello, pecho, espalda, hombros y brazos. Se da si la piel genera una sobreproducción de sebo, si se tapan los folículos pilosos (en los que crece el cabello) y por la proliferación bacterias.

¿Por qué es importante tratarlo?


Si eres de las personas que piensa que es mejor esperar a que el acné “desaparezca por sí solo” piénsalo dos veces. Esta afección requiere de cuidados y productos especiales. Además, de no tratarslo, pueden aparecer manchas o cicatrices permanentes.

¿Qué tratamientos existen?

Uno de ellos es la terapia hormonal. La Academia Americana de Dermatología publicó recientemente información referente a la efectividad de este tratamiento. En la publicación, la Doctora Bethanee Jean Schlosser, Directora del Departamento de Salud de la Piel en la Mujer de la Escuela de Medicina de la Universidad de Northwestern; explica, que si bien cada paciente requiere un tratamiento específico, las terapias hormonales son un recurso seguro y efectivo, ya que el estímulo excesivo de las glándulas sebáceas es una condición influenciada por las hormonas.

De acuerdo con la especialista, la terapia hormonal consiste en la prescripción de determinados anticoncentivos orales que han demostrado ser efectivos porque ayudan a equilibrar los niveles y actividad de las hormonas que desencadenan el acné. Sin embargo, Schlosser puntualiza que todo tratamiento hormonal tiene contraindicacciones, por lo que el imprescindible el diagnóstico, valoración y seguimiento médico, ya que factores como cáncer de mama, padecimientos cardíacos y presión alta, entre otros, pueden limitar su prescripción.

La Dra. Schlosser añade que la aplicación tópica de retinoides (medicamentos con derivados de vitamina A) es otro recurso utilizado por los dermatólgos para casos de acné moderado.

Cuidados específicos

Ciertos cuidados complementarios al tratamiento médico, son recomendados por la Academia Americana de Dermatología, como:

- Emplear cosméticos no comedogénicos.

- Evitar el uso de astringentes o tonificantes hechos a base de alcohol.

- Utilizar un limpiador facial suave dos veces al día.

- Alejarse de productos para el cuidado de la piel con gránulos, como los exfoliantes.

- No manipular, exprimir o pinchar los brotes.


Aplicar los medicamentos tópicos con la frecuencia y cantidad indicadas por el dermatólogo. Utilizar más, no da mejores resultados, pero sí puede causar irritación o resequedad.

Tener paciencia. Pueden pasar de seis a ocho semanas, antes de ver resultados.

Fuente: www.aad.org