A todas nos ha pasado en algún momento. Nos decidimos por determinado corte de cabello y luego nos damos cuenta que no era lo que queríamos, que no nos sentimos cómodas con él o que no nos favorece. El flequillo es el caso más común.

¿Qué hacer si queremos plegarnos a esta tendencia del verano 2012, que nos dimos cuenta (tarde), que no nos favorece? ¿Cómo lidiar con este fastidioso período de transición?

¡Apunta estos consejos!

1. Hazte un corte que te ayude a camuflar tu flequillo en crecimiento.

La buena noticia es que mientras crece seguirás de lo más “in”, pues los flequillos ya no se llevan cortos o rectos, más bien por debajo de la ceja y con alturas desiguales.

El corte  “long bob” es ideal para que el fleco que irá creciendo se vea integrado al resto de tu corte de pelo. Se trata de un estilo mediano con flequillo largo, abierto y desordenado, mezclado al frente con mechones largos. Un estilo de esencia desaliñada, que no va demasiado peinado o alaciado.

2. Equípate con diademas.

Son multifacéticas, transforman y añaden glamour a cualquier peinado y, son el recurso perfecto para sostener hacia atrás un fleco de tamaño incómodo. Se han convertido en un imprescindible de la moda, resaltando en pasarelas de marcas como Louis Vuitton, Fendi y Valentino.

¿La razón? Existe una diadema para cada estilo: desde las básicas elásticas, hasta las de tela o cuero, las rígidas con pedrería o las de alambre tipo tiara.

3. Enróllalo y sostenlo.

Existen por lo menos 3 formas de hacerlo:

- Pártelo en dos, enrolla cada parte y sostén una de cada lado con una horquilla.

- Enróllalo completo de un solo lado y préndelo con un pasador.

- Enróllalo hacia atrás y sostenlo en la parte de arriba con un broche o una liga diminuta. Después jálalo ligeramente al frente para que quede algo de volumen. Estiliza aún más este look añadiendo una diadema.

3. Trénzalo

Las trenzas además de hermosas son el look de la temporada. Trenza tu flecho y acomódalo de lado al borde de tu frente, se verá como una diadema 100% natural.

4. Ondúlalo.

Una ligera ondulación te ayudará a acortarlo un poco para poder acomodarlo mejor.

5. Estíralo y escóndelo
.

Si el largo de tu cabello lo permite, hazte una cola de caballo, baja y de lado. Aprovecha la tensión del pelo recogido para esconder tu fleco por debajo, sólo estíralo y sostenlo con una horquilla del tono de tu cabello.

Si tu melena es más corta, parte en dos el fleco, estíralo y préndelo a la altura de las orejas. Lleva el resto del cabello hacia el frente.