Las manchas de la edad (aging spots) delatan el paso del tiempo más que las arrugas y la flacidez. Hoy existen tratamientos destinados a combatirlas, que prescinden de cirugías invasivas y prometen buenos resultados.

Los métodos disponibles se basan en atacar las manchas o suavizarlas. La luz intensa pulsada es una técnica no invasiva que las remueve de manera segura y efectiva. Para suavizarlas con cuidados diarios, la nueva estrella de la cosmética es la dalia de la India, nim o neem, base de productos como TheraNeem Fade Cream, de Organix South. Esta crema a base de componentes orgánicos certificados promete, con el uso diario durante tres meses, minimizar la apariencia de las manchas, aumentando a la vez el brillo de la piel.

Otro producto promisorio es Luminaze Catalytic Skin Tone Illuminator and Dark Spot Corrector, de Lippe Taylor, basado en un ingrediente obtenido en los Alpes Suizos, Luminaze Enzyme, que tiene la propiedad de destruir la concentración de melanina, mejorar la apariencia de las manchas y emparejar el tono de la piel en solo siete días.

En cuanto a la prevención, el consenso de los especialistas se basa en mantener una alimentación sana y en proteger la piel ante la más mínima exposición al sol.