Con el calor de verano, el maquillaje a prueba de agua parece una gran opción. Sin embargo, sus beneficios de duración y resistencia, impican también retos para aplicarlo ¡y para removerlo! Conoce sus pros y contras.

Resistentes, pero diferentes

Aunque parecen idénticos a tus cosméticos habituales, productos como bases, mascaras, labiales, delineadores y sombras a prueba de agua, están formulados de manera diferente, para poder resistir la humedad. Esta diferencia es clara, cuando pruebas uno: ¿Te has fijado que secan más rápido que los demás? Ésta es una característica común entre los cosméticos a prueba de agua y puede resultar un reto de aplicación. Así que, cuando los uses, ¡tendrás que ser una maquillista veloz! Pensando en ello, te damos algunos tips que pueden ayudarte a prevenir percances:

Humecta muy bien tu cutis antes de utilizar una base de maquillaje a prueba de agua y, aplica la base antes de que el hidratante se absorba por completo. Ésto te ayudará a distribuirla mejor y más fácilmente. De lo contrario, necesitarás capas extra para unificar, lo que puede robarte naturalidad.

Limpia el aplicador de la mascara antes de utilizarlo. Así, tendrás menos probabilidades de que se formen grumos, mismos que son particularmente difíciles de “arreglar” cuando se trata de mascaras a prueba de agua.

Elige correctores a prueba de agua, con ingredientes hidratantes. De esta forma cuidas tu contorno de ojos, ya que la adherencia de los mismos en tu piel, es muy intensa.

No toques ni talles tu cara, una vez que la hayas maquillado. Los productos a prueba de agua son durables y resistentes, pero, como todo maquillaje, ceden al tacto.

Retirarlos, el gran reto

Por su gran capacidad de adherencia a la piel, el maquillaje a prueba de agua, no se removerá con tu desmaquillante habitual. Es muy importante que tomes este punto en cuenta, pues no será benéfico para tu piel y ojos, dejar residuos de maquillaje, como tampoco sería recomendable que los tallaras de más intentando retirarlo.

Cuando decides utilizar un maquillaje a prueba de agua, necesitas adquirir un removedor especialmente formulado para ello. Éste tipo de desmaquillantes, requieren ser más fuertes que los convencionales, lo que puede provocar, que junto con el maquillaje, se retiren también los aceites humectantes naturales de la piel.

Por ello, recurrir a sus magníficos beneficios de resistencia y duración, es una gran idea para un día de playa, unas vacaciones tropicales, una fiesta al aire libre o un día que involucre actividad física fuera de lo normal; sin embargo para utilizarlos de manera habitual, es mejor recurrir a la recomendación de un experto, que te diga si es factible para tu tipo de piel y cuáles serían los productos convenientes.

¡Ah! La consulta con tu dermatólogo y oftalmólogo es indispensable si tienes piel u ojos sensibles, e incluso si utilizas lentes de contacto.