Lucir sexy es uno de los objetivos de la noche de San Valentín y, por qué no, de cualquier noche que compartas con tu pareja. La ropa sensual es un gran complemento a la hora de encender al otro y crear un clima romántico y sexy para una velada inolvidable.

Sin embargo, a veces ponemos tanto esfuerzo en lucir sensuales que podemos pasarnos un poco de la raya y causar un efecto contrario al deseado. Aquí te damos los sí y los no que tienes que tener en cuenta para que todo resulte perfecto.

Vestidos
: Lo ideal en los vestidos es que tengan un toque sexy que sea insinuante pero no demasiado atrevido, y que sea solo uno: la espalda descubierta, un buen escote, una transparencia o un tajo en la pollera.

No: Los vestidos sobrecargados son un eterno no. Con un detalle es suficiente, como siempre decimos: menos es más. Si tienes la espalda descubierta no es necesario que la pollera sea cortísima, y asimismo, si muestras mucho tus piernas, procura llevar un escote discreto.

Blusas
: Las blusas blancas combinadas con buenos accesorios (pueden ser de colores, para realzar el look y que no parezca de oficina) con sujetadores blancos por debajo dan un toque se sensualidad sin caer en lo vulgar.

No: No lleves sujetador de colores ni negro si vas a usar una blusa blanca, y ten muchísimo cuidado con las manchas. Si la prenda está sucia, aunque la mancha sea pequeña, mejor elige otra opción.

Pantalones
: Así sean al cuerpo o más holgados, siempre usa pantalones de tu talla y que te formen una linda figura, especialmente si estás buscando lucir muy sexy.

No: Evita los jeans gastados, los pantalones anchos y los que te quedan demasiado largos. Aunque sean cómodos para salir de compras o a pasear, no son la mejor opción para una noche romántica.

Zapatos
: No hay sexy sin tacones. Si no eres muy fanática de las alturas, elige unos medianos y pequeños, pero siempre lleva algo de tacón, te ayudará a estilizar la figura y las prendas te sentarán mejor.

No: No lleves calzado deportivo, por muy cómodo que sea, ni zapatos de esos que tienes hace 10 años y son tus favoritos. Si queremos lucir sensuales debemos hacer algunos sacrificios.