Es San Valentín y esta noche quieres lucir más sexy que nunca para sorprender a tu pareja. Para ello debes elegir cada prenda y accesorio cuidadosamente, porque un paso en falso puede arruinar todo tu atuendo.

En este artículo repasamos los sí y los no para tu outfit de San Valentín y nos aseguramos de que todo salga perfecto para la gran noche. No te pierdas estos consejos.

Outfit
: Escoge un vestido simple y que te siente bien. El clásico negro nunca falla, pero puedes arriesgarte a uno rojo o de otro color, o bien estampado. El corte ideal es por encima de la rodilla, es sexy sin ser demasiado corto y te permitirá moverte con libertad.

No: Como siempre decimos: no exageres. Un vestido de gala, o demasiados brillos o transparencias provocarán el efecto contrario al que buscas. A los hombres no les agradan los atuendos demasiado cargados.

: Elige tacones simples de altura media. Si vas toda de negro puedes ponerte zapatos de color para resaltar tu look, o que combinen con tu abrigo.

No: Ojo con los escotes demasiado pronunciados. Que quieras lucir sexy en esta noche no quiere decir que debas enseñar todo. Es preferible uno discreto e insinuante.

Cabello
: Elige un estilo casual, con el cabello suelto y con ondas o lacio, pero sin realizarte un recogido de fiesta, así estarás más cómoda y no tendrás que preocuparte por que se desarme.

No: Cuidado con los accesorios. Ya hemos hablado en otras oportunidades de que los accesorios del cabello deben llevarse con discreción y cuidado. Si vas a usar una hebilla elegante, pañuelo o vincha, recuerda hacerlo de a una cosa por vez.

Maquillaje
: Un maquillaje natural puede ser sexy si fijamos la atención en algunos puntos clave como la boca, con un labial rojo intenso, o los ojos, que puedes llevarlos sombreados de negro, pero nunca maquilles los labios y los párpados juntos, te harán lucir demasiado sobrecargada.

No: Cuidado con los colores que eliges. Si tu vestido es rojo, no escojas un labial en tonos marrones, sino más bien que sea similar al de tu ropa. Asimismo, el rojo no será una buena opción si tienes un abrigo violeta, por ejemplo. Mantente dentro de las gamas de colores y no arriesgues demasiado, un error puedes costar caro.