SAN FRANCISCO (California) – Una corte federal de apelaciones comenzó este martes a considerar el caso en que el gobierno estadounidense pide suspender la parte de la ley de inmigración de Arizona de 2010 que prohíbe "albergar" a los inmigrantes sin permiso para estar en Estados Unidos.

Los abogados del gobierno estadounidense expusieron ante un panel de tres jueces de la Corte Federal de Apelaciones del 9no Distrito sus argumentos contra esa sección de la ley que rigió de julio de 2010 hasta que un tribunal inferior prohibió el año pasado que la policía la aplicase.

Los abogados de la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, afirman que la ley se aplica únicamente cuando las personas que violan otras leyes penales incurren también en asistir o transportar por el país a inmigrantes irregulares.

Pero el abogado Mark Stern, del Departamento de Justicia federal, afirma que es el gobierno nacional el que debe aplicar las leyes de inmigración, y no los estados, debido al estrecho vínculo de esas medidas con la política exterior y otros asuntos afines.