La Corte Suprema de Estados Unidos decidirá si aplica de forma retroactiva su fallo de 2010 acerca de que los inmigrantes tienen derecho a ser informados de que el declararse culpables de un delito puede causar su deportación.

El máximo tribunal aceptó el lunes escuchar una apelación de Roselva Chaidez, quien estaba en proceso de ser deportada cuando la corte emitió dicho fallo en marzo de 2010.

Chaidez se declaró culpable de fraude en 2004 por rendir testimonio falso al decir que era una pasajera que estuvo en un accidente automovilístico.

Las autoridades comenzaron el proceso de deportación cuando ella estaba solicitando la ciudadanía en 2007.

Sus abogados nunca le dijeron que declararse culpable de fraude podría hacer que la deportaran. Chaidez opina que hubiera aprovechado la decisión de la Corte Suprema que fundamentó ese principio.

Los jueces escucharán los alegatos en otoño.