Agentes de la Patrulla Fronteriza y de la Oficina del Sheriff del Condado encontraron los cuerpos de cuatro personas que -según las autoridades- podrían ser inmigrantes indocumentados que no pudieron sobrevivir a la travesía en el desierto de Arizona.

Según informes, cada año unas 150 personas mueren tratando de cruzar la frontera, víctimas del excesivo calor, que suele superar los 100°F.

Según un estudio del Instituto Binacional de Migración de la Universidad de Arizona, más de 2,230 inmigrantes han muerto en la zona del desierto a lo largo de la frontera en los últimos 22 años.

El más reciente hallazgo ocurrió el jueves, el mismo día que un grupo bipartidista en el Senado acordara un plan para incrementar de manera sustancial la vigilancia de la frontera con México como parte de los debates para una reforma migratoria en el país.