ARIZONA - La madre de un joven inerme de Arizona que murió baleado en la espalda a manos de un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos demandó al gobierno federal y al presunto victimario.

Guadalupe Guerrero afirma que el ataque contra su hijo, Carlos La Madrid de 19 años, fue "un atroz uso excesivo de la fuerza" debido a que no estaba armado, estaba de espaldas al agente y no representaba una amenaza.

Guerrero declaró el lunes a The Associated Press que la Patrulla Fronteriza no tenía ningún derecho para matar a su hijo.

El agente de la Patrulla Fronteriza identificado en reportes policiales como Lucas Tidwell le hizo tres disparos a La Madrid —dos en la espalda y uno en la parte posterior de un muslo— el 21 de marzo de 2011 cuando éste subía por una escalera en el muro que divide a Estados Unidos de México en la ciudad de Douglas, en el estado sureño de Arizona.