LOS ÁNGELES (California) - El gobierno mexicano condenó la muerte a tiros de un ciudadano por parte de un agente fronterizo estadounidense después de que el oficial supuestamente fue golpeado en la cabeza con una piedra cerca de la frontera entre ambas naciones en California.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México se dijo "profundamente preocupada" por la muerte de Jesús Flores Cruz, de 41 años, cerca de San Diego. La secretaría agregó que debería evitarse la fuerza letal al aplicar la ley de inmigración.

Para leer más notas sobre inmigracion haz clic aquí. 

El agente, cuyo nombre no ha sido revelado, disparó su arma el martes después de que Flores le lanzó varias piedras grandes, incluida una del tamaño de un balón de basquetbol, informó la policía del condado de San Diego.

Una de las piedras grandes golpeó al agente fronterizo en la cabeza y él temió por su vida, señalaron investigadores.

Flores recibió dos heridas de bala, indicaron oficiales estadounidenses en un informe de prensa. Las autoridades indicaron que confirmaron su identidad con una huella dactilar a partir de un arresto que hizo la DEA, la agencia estadounidense antidrogas, en 1996. No se proporcionaron más detalles sobre ese arresto.

Bajo la política actual, los agentes fronterizos pueden utilizar fuerza letal si tienen una creencia razonable de que sus vidas o las de otros están en peligro. La Patrulla Fronteriza ha sostenido desde hace mucho tiempo que las piedras pueden ser armas letales.
Police Executive Research Forum, un grupo sin fines de lucro que dirigió un estudio encargado

por el gobierno, ha recomendado que la Patrulla Fronteriza y su agencia matriz, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés), prohíban el uso de la fuerza letal contra quienes lancen piedras o sospechosos que se transporten en vehículos, dijo el año pasado a The Associated Press el director de la Patrulla Fronteriza, Mike Fisher. La CBP rechazó las propuestas que Fisher calificó de "muy restrictivas".