WASHINGTON - El plan del gobierno de Barack Obama de detener la deportación de jóvenes inmigrantes no autorizados y concederles permisos temporales de trabajo podría costar más de 585 millones de dólares, indica un documento interno del Departamento de Seguridad Nacional.

El texto, obtenido por The Associated Press, señala por primera vez los cálculos de costos del gobierno, el proceso de solicitud y el personal que se requerirá para cumplir el plan gubernamental. Un funcionario de seguridad nacional dice que el departamento estudia varios cálculos de costos.

El mes pasado, el gobierno de Obama anunció su plan de detener la deportación de muchos inmigrantes que carecen de permiso de residencia y fueron traídos de niños a Estados Unidos. No deberán tener antecedentes delictivos ni representar una amenaza a la seguridad.

Los legisladores republicanos han criticado el plan de Obama de ayuda a los jóvenes inmigrantes por considerarlo una "amnistía disfrazada".