Las futuras generaciones podrían olvidarse de cruzar la frontera a pie o durar horas en el auto, ya que un proyecto multibillonario podría reducir el tiempo en que las personas viajan de San Antonio a Monterrey.

Olvídense del tren "flotante" en Japón, o del Maglev en China, con mucho dinero, mucho tiempo y grandes beneficios para México y Estados Unidos, inversionistas privados planean construir el primer tren rápido en América Latina el cual reduciría de 5 horas a 2 horas el traslado de San Antonio a Monterrey.

De acuerdo a reportes del medio Fox News Latino, el proyecto costaría alrededor de 1.5 billones de dólares y estaría listo para el año 2018 si se empieza a construir a principios del 2015.

Pero a pesar de que políticos en México están listos para estar en el “shopping” en 120 minutos, el Departamento de Transportes de Texas está estudiando detalladamente los problemas y beneficios del ambicioso proyecto.

Entre los dilemas y probablemente el más grande, es la inseguridad y el narcotráfico en Monterrey. La ciudad que solía ser uno de los lugares más seguros de México, donde la clase alta mandaba a sus hijos a estudiar, ahora se ha convertido en un centro de batalla entre dos importantes carteles de la droga.

A pesar de las problemáticas, autoridades y políticos de ambos países se reunieron el jueves para discutir cara a cara el plan que conectaría a ambos países más rápido que nunca y analizaron los detalles de la de la tecnología de punta que se usaría en el trayecto de 300 millas.