La mayoría de los estadounidenses apoya el Dream Act. Así lo indicó una encuesta de Gallup en julio de este año, sin embargo los legisladores tienen encarpetado, desde hace 11 años, el proyecto de ley,  que faculta a los jóvenes indocumentados a seguir estudios superiores o servir en el ejército.  La Acción Diferida, por lo tanto, es una medida de emergencia temporal para atender un reclamo mayoritario de la opinión publica americana por parte del ejecutivo, ante la inercia del legislativo frente al Dream Act. 

Sin embargo se asume equivocadamente que los "Soñadores" son únicamente latinos y no es así. Según Roberto Gonzáles, de la Universidad de Chicago, los jóvenes estadounidenses indocumentados provienen de Asia, Europa, África y América Latina. En efecto, hay un número creciente de no-latinos. En el sistema de la Universidad de California, por ejemplo, más del 40 por ciento de los estudiantes indocumentados son de origen asiático. Y "Soñadores" de 15 países, entre ellos Nigeria, Alemania e Israel, aparecieron en la portada de la revista Time en Julio.

Según la investigación de la Universidad de California en Irvine, los países que envían más inmigrantes indocumentados a  los Estados Unidos también son los que envían el mayor número de inmigrantes legales..

Alrededor de un millón 300 mil nacieron en México o Centroamérica, mientras un poco más de 180 mil provienen de otros países de Latinoamérica. De Asia son cerca de 170 mil y alrededor de 110 mil son originarios de otras partes del mundo.

California cuenta con cerca de 460 mil jóvenes indocumentados que optarán, el próximo 15 de agosto, al programa de "Acción Diferida", marcándolo como el estado con mayor número de soñadores, de un total de un millón 76 mil calculados en todo el  país, señala el Instituto de Políticas Migratorias

De cada 100 “soñadores” beneficiados 52 son hombres y 48 mujeres. Seis de cada 10 de los posibles favorecidos son mayores de 15 años, el resto oscila entre los 19 y 26 años, destaca el informe: “Alivio de la Deportación: Perfil Demográfico de los Soñadores Potencialmente Elegibles Bajo la Política de Acción Diferida” presentado por el MPI

Lejos de plantear una solución integral al problema de los "Soñadores", el republicano Mitt Romney apoya la "auto-deportación", la idea de que leyes más estrictas de inmigración, le harán la vida a los indocumentados tan insoportable que se irán. Arizona, por ejemplo, que permite a la policía solicitarle documentos a cualquier persona que sospechen es indocumentado, ha adoptado este punto de vista.

Pero la auto-deportación no es realista. Lo cierto es que la vida de los inmigrantes jóvenes tienen su raíz en los Estados Unidos. Ellos hablan Inglés. van a las escuelas estadounidenses  junto a sus compañeros nacidos acá. Frecuentemente algunos de sus hermanos son nacidos acá.  Están plenamente identificados con la cultura y el estilo de vida Americano. Si bien pueden haber tenido poca o ninguna decisión sobre  sus padres cuando emigraron de sus países, en realidad ellos están aquí para quedarse. Deportarlos a sus países de origen equivaldría a enviarlos a un país desconocido para ellos.

Como era de esperarse, algunos de los 11 millones de inmigrantes indocumentados de Estados Unidos se han auto-deportado. El Pew Research Center estima que el número de mexicanos en EE.UU. está disminuyendo, pero según Gonzáles, no hay datos sobre "Soñadores" que regresan a sus países de origen.

De acuerdo con el Pew Hispanic Center, hasta un 45 por ciento de los inmigrantes indocumentados entraron a Estados Unidos legalmente con visas válidas. Sin embargo, después de vencida una visa en EE.UU. es muy difícil para un inmigrante recuperar su status legal.  Por lo general, los inmigrantes deben regresar a su país de origen para volver a solicitar visas. Y a la salida, se arriesgan a enfrentar impedimentos para obtener una visa hasta por 10 años. Este proceso obliga a los indocumentados a permanecer en las sombras - y anima a aquellos que dejan el país, después de caducado el visado, para volver a entrar de forma ilegal.

Lamentablemente la Acción  Diferida tampoco es una solución para muchos soñadores que llegaron a este país de bebes , sus padres perdieron su status legal cuando se vencieron sus visas y aun cuando muchos de estos jóvenes se gradúan en la Universidad, no puede conseguir un trabajo en su profesión, no tienen una licencia de conducir y tampoco se pueden beneficiar de la Accion Diferida  porque tienen más de 30 años. A pesar de vivir una vida sacrificada no puede vivir el sueño Americano y son obligados a vivir como ciudadanos de segunda clase.

Si quieres leer más artículos de Eduardo Carrasco dale click aquí