HEMPSTEAD (Nueva York) - Jóvenes sin autorización para vivir en Estados Unidos no están dispuestos a que el presidente Barack Obama y su opositor republicano Mitt Romney se enzarcen en un segundo debate sin abordar el tema de la inmigración.

Este lunes varios jóvenes indocumentados exigieron desde la universidad donde ocurrirá el debate presidencial que Romney asuma su responsabilidad y explique de forma clara cómo ayudará a inmigrantes en situación migratoria irregular a tirar hacia adelante.

El pasado 15 de junio, los "dreamers" escuchaban al presidente, Barack Obama anunciar un plan de Acción Diferida que suspendería por dos años su deportación.

"No dejaremos de insistir hasta que Romney ofrezca realmente detalles sobre su plan de reforma migratoria permanente y sobre cómo va a ayudar a jóvenes como nosotros", dijo Erika Andiola, mexicana de 25 años, quien viajó desde Arizona a la Universidad Hofstra, en Hempstead, Nueva York.

"No vamos a dejar que se acabe con nuestros sueños", agregó Andiola, quien fue traída ilegalmente por sus padres a Estados Unidos cuando tenía 11 años.