CHIHUAHUA, México— El gobernador del estado mexicano norteño de Chihuahua dijo que una maniobra no autorizada del conductor de un monster truck provocó que se estrellara contra una multitud de espectadores y matara a ocho de ellos.

El mandatario estatal César Duarte dijo el lunes en entrevista por Milenio televisión que el conductor de la camioneta modificada con ruedas gigantes hizo una primera maniobra correcta para pasar sobre autos colocados en una pista y aplastarlos.

Sin embargo, el hombre decidió dar de inmediato la vuelta y saltar los carros otra vez en la dirección contraria, con lo cual puso la camioneta muy cerca de los espectadores. "El mismo se regresó", dijo Duarte, que lo calificó como una "práctica no autorizada".

El gobernador dijo que el conductor declaró a las autoridades que había dado dos sorbos a una cerveza. Hasta ahora, añadió el mandatario, no se ha encontrado que tuviera alcohol suficiente en la sangre para considerar que estaba ebrio al momento del percance.

Añadió que al parecer el chofer de la camioneta golpeó su cabeza y perdió la conciencia antes del percance ocurrido el sábado y que también dejó 79 heridos.

La camioneta pasó sobre dos autos, luego aumentó la velocidad al aplastar otros, se elevó y al caer perdió el control para proyectarse contra los espectadores, que no estaban protegidos por vallas, según un video.