¿A quién no le encanta degustar una salsita hecha en el molcajete? El también llamado "mortero", es un símbolo gastronómico de nuestra cultura y un utensilio "mágico" de piedra volcánica que desde la epoca prehispánica  ha servido para la elaboración de salsas.

Proviene de la palabra Molcaxitl, que quiere decir cajete para salsa, y a su vez, éste contiene una piedra llamada tejolote. Con la ayuda del molcajete no solo se pueden elaborar gran variedad de salsas, también purés, moles, y suculentas mezclas blandas. En él se muelen especias, chiles y hierbas.

¿Cómo se usa?

El molcajete sirve para colocar la comida que desea ser triturada (en especial los chiles), y con el tejolote se muelen esos alimentos hasta dejarlos como se quiere. Es un tipo de licuadora manual, pero las salsas hechas en molcajete tienen una textura y sabor más ricos que las hechas en estos aparatos.

Un nuevo molcajete tiene que curarse para remover el exceso de piedra volcánica suelta, y esto se logra moliendo arroz en él hasta que la molienda sale limpia de piedritas. Los poros del molcajete quedan sellados con el arroz.

También puedes cocinar y servir en el molcajete: se ve muy típico y mantiene los alimentos calientes por mucho tiempo.

Aquí puedes encontrar una receta para hacer una salsita en el molcajete.

Preparación:

Lo primero que necesitas es tatemar todos los ingredientes en el comal.

Muele los ajos y las cebollas en el molcajete. Ya que están perfectamente molidos agregas los chiles.

Una vez molido el chile con la cebolla se agrega un jitomate a la vez. ¡Cuidado por que si los aplastas explotan y todo se vuelve un caos! Siempre poco a poco y muy lento.

Una vez que revuelvas todos los ingredientes estarás listo para disfrutar de una salsa cruda, al más puro estilo mexicano. Lo mejor es que pica, pero no demasiado.