TOKIO- El presidente de México, Enrique Peña Nieto, defendió este martes en la segunda jornada de su viaje a Japón el "buen momento" económico que atraviesa su país, del que dijo estar dispuesto a consolidar como "garante de las inversiones que recibe".

En un discurso pronunciado en la Universidad de las Naciones Unidas de Tokio, Peña Nieto aseguró que uno de los pilares de la política exterior de su Gobierno pasa por "promover el valor de México" en el exterior.
 
"Queremos que el mundo conozca todo lo que es México: nuestra cultura, nuestra historia, nuestras artes, nuestras bellezas naturales. Y, especialmente la oportunidad económica y el buen momento que en este ámbito estamos teniendo", subrayó el presidente mexicano.
 
Para ello, Peña Nieto aseguró que su Gabinete está dispuesto a consolidar a México como un actor global, y como un país "promotor del libre comercio" y "garante de las inversiones que recibe".
 
Horas antes, el mandatario abogó, ante miembros de la mayor federación empresarial de Japón, por "detonar el potencial de crecimiento del país y establecer políticas para incentivar una mayor inversión", para aprovechar la tasa de crecimiento por encima del 3 por ciento que se prevé para México en los próximos años.
 
Subrayó también las "coincidencias plenas" entre su Gobierno y el del primer ministro nipón, Shinzo Abe, lo que a su juicio propicia un clima que espera sirva "de multiplicador de mayores inversiones" y que además actúe como puerta de entrada para las empresas mexicanas en el archipiélago y en la región Asia Pacífico.
 
En los dos intervenciones que realizó hoy, el presidente mexicano recordó que desde que Japón y México firmaron en 2005 el Acuerdo de Asociación Económica el flujo comercial bilateral se ha duplicado y que en 2012 superó ya los 20,000 millones de dólares.
 
Peña Nieto cerró su encuentro con empresarios de la tercera economía del mundo con un agradecimiento a "la confianza" de las compañías niponas en México.
 
Éstas, en especial fabricantes de la industria automotriz como Honda o Mazda, no han cesado de ampliar en los últimos tiempos sus operaciones en territorio mexicano, considerado foco estratégico para los mercados norte y latinoamericano y donde el año pasado se fabricaron 2.88 millones de coches, casi el doble que en 2009.
 
Una buena prueba de esa confianza mutua a nivel empresarial se materializó precisamente hoy en Tokio, con la firma de un memorando de entendimiento entre la petrolera estatal mexicana Pemex y el conglomerado empresarial nipón Mitsui, rubricado por sus respectivos directores generales, Emilio Lozoya y Masami Iijima.
 
Lozoya, que viajó a Tokio con Peña Nieto, dijo tras la firma que el acuerdo ofrece un "futuro promisorio", y desveló que con anterioridad a este memorando ambas empresas ya habían rubricado un contrato para desarrollar un gasoducto entre la ciudad estadounidense de Tucson y El Sásabe, en el mexicano de Sonora.
 
El proyecto, valorado en unos 460 millones de dólares, permitirá importar unos 770 millones de pies cúbicos de gas de EEUU a México, dijo Lozoya, que aseguró que Pemex y Mitsui estudian además otro proyecto similar valorado en 800 millones de dólares.